Sony XF75, análisis y opinión

image_pdfimage_print

Sony XF75

Sony es uno de los mayores fabricantes de televisores de todo el mundo, con millones de unidades vendidas al año.

Podríamos afirmar sin miedo a equivocarnos que la Sony XF75 que vamos a analizar se encuentra entre las más vendidas del año. ¿Merecerá la pena su compra? Te contamos cómo ha sido nuestra experiencia de uso en este análisis del televisor Sony XF75.

A poco que hayas visto las especificaciones de un televisor te habrás dado cuenta de la enorme cantidad de siglas y palabros extraños que la acompañan. Conocer qué significan todas esas siglas es importante, pero al final lo que realmente cuenta es la experiencia de uso real que ofrece un determinado televisor.

Nosotros hemos estado probando durante unos días una Sony XF75 de 49 pulgadas, probablemente uno de los televisores de gama media más vendidos de 2018 y que más interés ha suscitado entre los usuarios.

Vamos a tratar de alejarnos un poco de los números, siglas y demás palabros para centrarnos en la experiencia de uso y visualización que ofrece esta Sony XF75 que estamos probando.

TV Sony 49XF7596
Dimensiones 107,2 x 60,3 x 27,9 cm (con peana)
107,2 x 60,3 x 5,8 cm (sin peana)
Peso 12,6 Kg (con peana)  / 12 Kg (sin peana)
Tipo de pantalla LCD LED IPS 8 bits + FRC
Tamaño de pantalla 49″
Resolución de pantalla 3.840 x 2.160px
Relación de aspecto 16:9
Procesador de imagen 4K X-Reality PRO
Formatos HDR HDR10, HLG
Cámara / control por gestos y voz Control de voz con el mando
Soporte wifi / DLNA
Integración domótica Google Home, Alexa (próximamente)
Conexiones 4 x HDMI, 1 x Óptica, 1 x LAN, 3 x USB, 1 x Minijack
Wi-Fi ac y Bluetooth
Precio Alrededor de 640 euros

Máximo protagonismo a la pantalla y un inicio muy familiar

Sony es una de las marcas que más cuida el diseño de sus televisores. Una de las señas de identidad de la marca a la hora de definir el aspecto estético de sus televisores es la de darle todo el protagonismo a la pantalla para que nada distraiga al usuario de lo que está sucediendo en pantalla.

En el caso del Sony XF75 que estamos analizando, hablamos de un televisor de 49 pulgadas que alcanza un tamaño de 107,2 x 60,3 cm y remata todo su perímetro con un reducido marco gris oscuro que imita la textura del metal de solo 1,6 cm. Bajo la pantalla unas patas de color champán y apariencia metálica se encargan de sostener el panel y levantarlo 6,5 cm de la base. Espacio más que suficiente para acomodar cualquier barra de sonido.

Sony XF75

Al sacarla de la caja lo primero que hay que hacer es montar precisamente estas patas si quieres instalarla sobre el mueble del salón, o un soporte VESA 200 (no incluido) si prefieres colgarla de la pared. Para hacer esta prueba del Sony XF75 optamos por montar las patas, algo que resulta realmente sencillo y para lo que no necesitarás más que un par de minutos y un destornillador.

Al montar las patas tenemos el primer contacto, al menos visual, con los altavoces de este televisor que se encuentran protegidos tras unas rejillas en los extremos de la parte inferior de la pantalla. Por lo que hemos podido apreciar, se encuentran ligeramente enfocados hacia adelante y en esa zona se aprecia un pequeño resalte cuya utilidad podría ser orientar el sonido hacia el frontal.

En una posición centrada en la parte inferior se integra el receptor de infrarrojos y sensor de iluminación ambiental que indica su funcionamiento mediante un LED que parpadea cuando se envía información.

Sony XF75

El diseño del Sony XF75 que estamos probando mantiene un perfil muy compacto de solo 50 mm en la mitad inferior trasera donde se aloja toda la electrónica y conexiones mientras que en la mitad superior se muestra la pantalla en su mínima expresión con solo 12 mm de grosor.

Al instalar el televisor apreciamos que las patas no mantienen la pantalla en una verticalidad total, sino que queda ligeramente inclinada hacia atrás para incrementar su estabilidad. El acabado de la pantalla es mate, lo cual contribuye a dispersar los reflejos de luz que pueden molestar al espectador, sobre todo si el televisor se instala cerca de una ventana.

Sony XF75

Si nos vamos a su parte trasera para instalar los cables de los accesorios y de antena, nos encontramos con un buen número de opciones: 4 puertos HDMI distribuidos entre la trasera y el lateral, 3 puertos USB entre los que encontraremos uno destinado a la función de grabación de contenido, salida óptica de sonido, antena, conexión IF para satélite y puerto Ethernet. Tampoco le faltan las funciones de Chromecast integrado, Bluetooth y Wi-Fi ac en el apartado de conexiones inalámbricas.

Sony XF75

Si vas conectar un reproductor Bluray para ver contenido en HDR en uno de estos puertos HDMI, deberás configurarlo desde su menú correspondiente para que optimice la transferencia de datos ya que los puertos HDMI no vienen preconfigurados de origen para este formato.

Una vez terminada la conexión de los cables necesarios, descubrimos el ingenioso sistema de gestión de cables de esta Sony XF75 que estamos probando. Se trata de la tapa superior de la pata trasera, que se abre para que puedas pasar los cables y que queden discretamente ocultos tras las patas.

Sony XF75

¿Tienes un smartphone Android? Si la respuesta es sí, entonces el primer inicio de la XF75 te resultará muy familiar. El televisor de Sony viene con Android TV instalado de fábrica, por lo que, puedes utilizar tu propio smartphone para configurar la cuenta de usuario de Android durante su puesta en marcha.

Sony XF75

Una vez concluyó toda la instalación, las cuentas de Google Play, YouTube y el resto de servicios integrados en Android estaban perfectamente configuradas con los mismos datos que en el smartphone. Una solución sencilla que evita al usuario la ardua tarea de tener que iniciar sesión uno a uno en todos los servicios.

Un mando a distancia que es más de lo parece

El mando a distancia es uno de los componentes más importantes para tener una buena experiencia de uso con el televisor ya que es el elemento que se encuentra en contacto directo con el usuario. Debe ser claro e intuitivo de usar.

El mando a distancia del XF75 de Sony que estamos analizando cumple a la perfección con su cometido. Es un mando práctico en su distribución de botones y mantiene el pragmatismo en su diseño monolítico rectangular. Estable cuando se deja encima de la mesa y fácil de coger cuando se va a usar.

Sony XF75

Destacan a primera vista sus dos botones de acceso directo a Google Play y Netflix ubicados en una posición central. No es extraño que este mando cuente con esos dos botones ya que el Sony XF75 es uno de los modelos certificados por Netflix para obtener la mejor experiencia de uso en la plataforma de contenido bajo demanda. Por otro lado, el botón de Google Play, que lleva directamente a la app de Google Play Películas. Tal vez se echa de menos un botón dedicado para Amazon Prime Vídeo, la otra gran plataforma de vídeo bajo demanda.

Sony XF75

Además de los botones con los números, funciones y teclas para subir y bajar el volumen o cambiar de canal, en la parte superior incluye un botón cuyo icono es un micrófono. Se trata del botón de activación del asistente de voz de Google integrado en el Sony XF75.

Al pulsar este botón y se encenderá un indicador luminoso en el mando que nos indica que el asistente está a la escucha y reconocerá todo lo que le digamos. Bastará con decir algún comando como “Sube el volumen a 12” o “reproduce el último vídeo de ComputerHoy en Youtube” y el asistente de Google se encargará de ajustar el volumen o buscar el contenido que le pides y reproducirlo automáticamente.

Sony XF75

La utilidad de Google Assistant no solo está relacionada con el control del televisor, también puedes preguntarle sobre el tiempo o cualquier otra duda que te surja. Eso sí, el tiempo de espera desde que pulsas el botón del mando, hasta que se enciende el LED de escucha puede ser excesivo a veces, pero la tasa de acierto en el reconocimiento de los comandos es muy buena.

Además, la integración con Google Assistant permite al Sony XF75 interactuar con otros dispositivos compatibles con la plataforma del asistente de Google.

LCD de buena calidad, pero con algunas carencias

Encontrar una pantalla absolutamente perfecta en todos los aspectos en un televisor de gama media que actualmente tiene un precio de unos 640 euros, es casi imposible.

Sin embargo, este análisis del XF75 nos ha servido para comprobar en primera persona que sí es posible mantener la balanza en el lado de la calidad y ofrecer una pantalla de 10 bits (8 bits reales + Frame Rate Control) con resolución 4K y soporte para HDR10 incluso con precios muy ajustados.

En términos generales nos encontramos ante un televisor 4K que ofrece una buena calidad de imagen gracias al excelente trabajo de compensación de contraste y brillo que realiza el procesador 4K X-Reality Pro de Sony que, sin llegar a la excelencia que ofrece su hermano mayor, sí deja notar su presencia.

Sony XF75

A pesar de que siempre recomendamos realizar un calibrado personalizado de los colores para obtener la mejor experiencia visual, debemos reconocer que el Sony XF75 viene con un buen calibrado de fábrica ofreciendo distintos perfiles de color para cada tipo de contenido.

Eso sí debes elegir el perfil más adecuado para cada tipo de contenido ya que de lo contrario la experiencia se desluce mostrando colores demasiado saturados en algunos casos, o demasiado lavados en otros.

En nuestro caso, para ver contenido 4k HDR en Netflix y Amazon Prime Vídeo elegimos el modo Cine Profesional obteniendo muy buena experiencia visual. También están disponibles perfiles específicos para Cine en casa, Deportes, Gráficos, Animación, Estándar, Vivo y un modo totalmente personalizable.

Así puedes calibrar tu televisor para tener la mejor imagen

Lo cierto es que no empezamos con buen pie con este modelo ya que tuvimos algunos problemas con la configuración de los perfiles de color al ver determinados canales de la TDT que emiten con unos parámetros de color con una saturación extrema.

Sin embargo, tras ajustar algunos parámetros de la configuración, la experiencia visual mejoró sustancialmente quedando de manifiesto que el problema no estaba en el televisor, sino en la emisión de esos canales. De ahí nuestra insistencia por realizar un calibrado del televisor para obtener la mejor calidad de imagen.

Sony XF75

Analizando la calidad de imagen de este Sony XF75, apreciamos unos negros un tanto lavados en las escenas más oscuras. También encontramos que la relación de contraste y brillo no es todo lo contundente que nos gustaría e incluso al visualizar contenido en HDR se echa de menos un extra de intensidad obligando a subir ligeramente los valores gamma en la configuración del color.

El Sony XF75 que estamos probando cuenta con un sensor de luz ambiental que regula el brillo y el contraste de la pantalla con relación a la iluminación de la sala. Mientras hemos estado usando el televisor a oscuras o con una luz media no hemos tenido ningún tipo de problema disfrutando de una buena calidad de imagen.

Sin embargo, la verdadera prueba de fuego fue cuando repetimos la experiencia a pleno día y con el sol iluminando el salón. Ante esta situación extrema, y teniendo en cuenta el acabado semibrillo de la pantalla, el XF75 no pudo ofrecer un nivel de brillo lo suficientemente alto como para compensar la fuerte entrada de luz solar sin tener molestos reflejos. Un detalle que queda casi en anécdota corriendo un poco las cortinas para atenuar la iluminación de la sala y volver a apreciar viveza en los colores.

Sony XF75

En términos de nitidez el procesador de Sony también hace un buen trabajo escalando contenido en Full HD a 4K en los que no se aprecia ruido o aberraciones en los bordes de las imágenes.

Con el escalado de contenidos en menor resolución, como el que se recibe en los canales de la TDT (sí, incluso en los HD) el procesado de la imagen no es de tan buena calidad como en contenidos digitales en Full HD, pero alcanzan un nivel lo suficientemente bueno para que merezca la pena optar por un televisor 4K de estas características también para ver la TV.

El procesado de imágenes en movimiento es una de las piedras en el zapato de creadores de contenidos y fabricantes de televisores. Esta técnica consigue mejorar la nitidez de las escenas con mucho movimiento evitando las estelas borrosas. El principal problema es que si no se aplica de forma correcta se crea el llamado efecto telenovela que parece que la imagen “salta” durante los barridos de escena.

Sony XF75

El Sony XF75 de este análisis resuelve bien ese procesado de movimiento de la mano de la tecnología MotionFlow XR aplicándolo en su justa medida y, a pesar de que mantiene una pequeña estela en el movimiento, es preferible al efecto telenovela que comentábamos.

Los aficionados a los videojuegos están de enhorabuena ya que, si tienen pensado conectar la consola un televisor XF75, deben saber que el input-lag de la TV se fija en unos 33,2 ms.

Este es el tiempo de latencia que transcurre entre que el jugador pulsa el botón en el mando y se ejecuta la acción en pantalla. Son recomendables valores por debajo de 45 ms, por lo que el Sony XF75 ofrece un buen rendimiento en ese ámbito.

Sonido algo plano, pero potente

Hablar de sonido en un televisor con unos 5 cm en su parte más ancha no augura el mejor de los resultados. Sin embargo, el Sony XF75 ofrece una potencia de sonido notable, que resulta más que suficiente para ver la mayoría de contenidos, pero que deja un cierto sabor agridulce al ver series o películas de acción donde el sonido es un factor de peso en la experiencia de uso.

El Sony XF75 de este análisis monta una pareja de altavoces que, como ya te hemos contado, se ubican en la parte inferior de la pantalla, ofreciendo una potencia de 10W por canal.

Sony XF75

Esta potencia es suficiente para ofrecer un sonido potente y sin distorsiones, pero que pierde cuerpo ante unos graves muy poco definidos. No es para menos ya que el espacio es un bien preciado en los televisores actuales y no permiten instalar altavoces de grandes dimensiones.

No obstante, la experiencia en general es satisfactoria y se obtiene una ligera direccionalidad del sonido mediante la emulación del sonido envolvente. Obviamente esta direccionalidad no es para nada comparable con la que se obtiene usando una barra de sonido 5.1 externa.

Sony XF75

Un detalle que nos ha gustado es la forma en la que Sony domina el sonido a su antojo mediante el procesado ClearAudio+ para obtener diálogos más nítidos o funciones como el modo Noche, que filtra las voces para destacarlas incluso cuando estás viendo la TV a bajo volumen.

Android TV con sorpresa de última hora

Sony lleva varios años confiando su plataforma de Smart TV a Android. En este caso el televisor de Sony venía con Android 7.0 con el que hemos hecho gran parte del tiempo que han durado las pruebas.

Pero Sony nos tenía preparada una sorpresa de última hora y, justo cuando estábamos a punto de finalizar nuestras valoraciones, lanzó una actualización de Android 8.0 Oreo para este modelo. Claro, no nos hemos podido resistir y hemos instalado la actualización para ver qué mejoras aporta.

Sony XF75

Lo cierto es que la actualización le ha sentado de maravilla y se ha mejorado la velocidad de respuesta del sistema operativo, que en la versión anterior se mostraba algo lenta y perezosa, pero que tras la actualización ha mejorado su tiempo de respuesta haciéndose más fluida.

A nivel estético la nueva versión también ofrece una nueva disposición de la pantalla de inicio de la plataforma Smart TV haciendo más fácil acceder a los contenidos y permitiendo personalizar los elementos destacados.

Esta pantalla se convierte en el centro neurálgico del televisor ya que desde aquí puedes acceder a todo el contenido de las diversas plataformas de vídeo bajo demanda, televisión, juegos o medios de reproducción externos

Sony XF75

¿Alguien ha dicho juegos? Sí. Al funcionar sobre un sistema operativo Android TV te permite acceder a Google Play e instalar apps en sus 16 GB de almacenamiento interno. Entre estas apps también puedes instalar juegos como Asphalt y muchos otros que podrás disfrutar en una pantalla de gran tamaño y sin necesidad de usar un móvil o tableta.

Además de permitir instalar juegos el Sony XF75 de este análisis permite vincular mando de juegos mediante Bluetooth, por lo que la experiencia de juego es mucho más completa.

Es uno de los televisores más vendidos y no es por casualidad

Durante algo más de una semana hemos estado analizando a fondo el rendimiento del Sony XF75 y, si bien es cierto que siempre se pueden mejorar cosas en su funcionamiento, nos quedamos con un buen sabor de boca.

Realmente poco más se le puede pedir a un televisor que ronda los 640 euros, cuando no se beneficia de alguna de las promociones que trufan el calendario de rebajas en tecnología. Es cierto que no ofrece el rendimiento de los modelos de gamas más altas, pero por un precio muy ajustado te permite disfrutar de un panel 4K que ofrece una muy buena respuesta con el escalado del contenido.

Sony XF75

Con algo más de prudencia hay que afrontar el soporte HDR que, si bien sí se aprecia cierta mejora, no ofrece los niveles de brillo y contraste de los modelos superiores.

Destacable también es la configuración de color que, sin apenas aplicar ningún ajuste, consigue una configuración de color que satisfará a la mayoría de usuarios, siempre que utilicen el perfil predefinido más adecuado para cada tipo de contenido, aunque en el contenido HDR se hace necesario aumentar los valores gamma para obtener mayor luminosidad en la escena.

Qué novedades traerán los televisores en 2019

Tras un primer contacto un tanto decepcionante con la plataforma Android TV, nos alegra haber tomado la decisión de actualizarla “in extremis” para darle una segunda oportunidad. Las sensaciones a partir de esa actualización fueron totalmente distintas y un sistema lento y un tanto caótico en la organización de las secciones, se transformó en su alter ego fluido y fácil de usar.

El Sony XF75 es un televisor humilde y sin pretensiones que no intenta aparentar más de lo que es, pero que hace todo lo que anuncia. Y lo mejor de todo, es que lo hace a un precio muy ajustado para tratarse de un televisor de gama media capaz de proporcionar una muy buena experiencia de uso.

Lo mejor

  • Panel 4K y HDR a buen precio
  • Conectividad y Chromecast integrado
  • Actualizado a Android 8.0

Lo peor

  • Brillo y contraste justos
  • Sonido con graves poco marcados
  • Asistente por voz algo lento

Fuente: computerhoy.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *