La movilidad del mañana se va al cielo

image_pdfimage_print
Skydrive./Skydrive
.
Skydrive. / SKYDRIVE

Lejos de batallas en la carretera, la lucha se traslada a controlar el cielo de las grandes ciudades

La movilidad en las grandes ciudades pasa por importantes problemas. Emisiones, congestión en las principales arterias de las urbes, la solución está en el cielo y no son aviones. Airbus, Uber ya están trabajando en servicios de transporte de personas por el aire, la última en sumarse es un proyecto japonés llamado Skydriver.

Un prototipo con una longitud de 3,6 metros, por 3,10 de ancho y 1,1 de alto y cuyo lanzamiento se espera para 2023. «La idea detrás del coche volador es que podemos obtener un precio más razonable que el de un helicóptero o un avión. Además, es más fácil de pilotar», señala Tomohiro Fukuzawa, CEO de Skydriver.

No es el primer proyecto en marcha. Boeing ya ha encendido los motores de su coche volador autónomo. En concreto este vehículo tiene una longitud de 9.140 mm y una anchura de 8.530 mm, utiliza un sistema de propulsión completamente eléctrico y su autonomía por carga le permite recorrer hasta 80,5 kilómetros.

«En un año hemos progresado de un diseño conceptual hasta un prototipo capaz de volar. La pericia e innovación de Boeing han sido críticas en el desarrollo de la aviación como el medio de transporte mundial más seguro y eficiente, y seguiremos liderando con un acercamiento seguro, innovador y responsable hacia las nuevas soluciones de movilidad», destaca Greg Hyslop.

Este mes de enero, Boeing ha conseguido 60 segundos de vuelo y ha conseguido aterrizar por cuenta propia. Su rival en el mundo de la aeronáutica, Airbus, también cuenta con su propia división para descongestionar las calles de las ciudades.

La francesa en colaboración con Siemens trabaja en el desarrollo de CityAirbus. En 2016 comenzaron los planes del prototipo y ahora el vehículo cuenta con ocho motores y sistemas de accionamiento eléctrico con una potencia máxima de 200 kW cada uno.

Además incluye baterías, un sistema de distribución de energía y unidades de propulsión eléctrica que se operarán en un circuito de control cerrado a través del sistema autónomo de control de vuelo.

«El CityAirbus tendrá que despegar y aterrizar verticalmente y ser capaz de maniobrar en todas las direcciones, y tampoco tiene alas para deslizarse», apunta Siemens. El avión puede transportar hasta cuatro pasajeros de manera segura y rápida a bajos costos de operación y sin emisiones locales. Pensado para las megaciudades congestionadas, alcanza una velocidad de hasta 120 km/h.

Proyectos caros

«Skydriver lleva varios años trabajando en este proyecto que ya tiene una financiación de 4,4 millones de euros por parte de empresas del sector automovilístico y del Gobierno nipón», relata el CEO.

Actualmente trabajan en su fabricación unas 400 personas, entre ellas una decena de jóvenes ingenieros, varios procedentes de Toyota, marca que es uno de los principales inversores de este proyecto.

El objetivo es que «sea un vehículo compacto, eminentemente urbano, y que tenga una garantía absoluta de seguridad» y esté plenamente operativo para 2050. Uno de los frenos a la viabilidad del Skydriver es su elevado coste, que se fija en más de 300.000 euros por unidad, en concreto 397.000, si bien el objetivo es que el vehículo se comparta y no se tenga en propiedad.

Fuente: hoy.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *